You are here

Comprender el riesgo

Cómo funcionan las pistolas de clavos

Las pistolas de clavos se utilizan para realizar muchos tipos de trabajos, como tareas de armado de estructuras, techados, revestimientos y acabados. La mayoría de las pistolas de clavos son neumáticas (utilizan aire comprimido), mientras que otros modelos funcionan a electricidad, gas o batería, en el caso de los modelos inalámbricos. Las pistolas de clavos neumáticas suelen tener alguno de los siguientes dos mecanismos de gatillos: gatillos de contacto o gatillos secuenciales. Aunque todos los gatillos de pistolas de clavos físicamente sean iguales, conllevan niveles de riesgo que presentan leves diferencias.

  • Los mecanismos de gatillos de contacto permiten al usuario disparar la herramienta siempre que estén oprimidos al mismo tiempo el gatillo y la boca de la pistola. Este sistema permite realizar disparos "de rebote" o "sucesivos"; cuando el operador oprime el gatillo y apoya la boca de la pistola contra una superficie, la pistola se dispara. Las investigaciones demuestran que las pistolas de clavos con gatillos de contacto duplican el riesgo de provocar lesiones agudas en comparación con las pistolas con gatillos secuenciales.
  • Los gatillos secuenciales requieren que primero esté oprimida la boca de la pistola (el elemento de contacto) para luego poder presionar el gatillo. Esto ayuda a evitar que se disparen clavos de manera involuntaria. Las investigaciones demuestran que las pistolas de clavos con gatillos secuenciales reducen a la mitad el riesgo de lesiones agudas asociadas con los gatillos de contacto.
  • Los gatillos de disparo dual, que vienen con los modelos más nuevos, permiten que los trabajadores alternen entre el gatillo de contacto y el secuencial. Si se confunde el uno con el otro puede causar lesiones.

research-nail-guns-nail-infographic-use-right-tools-spanish.jpg
research-nail-guns-nail-infographic-wear-protective-gear-spanish.jpg

Cómo se producen las lesiones

La mayoría de las lesiones con pistolas de clavos tienen las siguientes causas:

  • Disparos accidentales o involuntarios, provocados generalmente cuando la herramienta recula después de disparar, conocidos como "disparos dobles" (cuando se dispara un segundo clavo involuntariamente)
  • Mantener el dedo en el gatillo de contacto: la boca de la pistola de clavos puede entrar en contacto por accidente con un objeto y dispararse
  • Clavos expulsados por el aire, clavos que rebotan, clavos que se desvían de la superficie de trabajo o que la atraviesan
  • Eludir funciones de seguridad y emplear prácticas de trabajo poco seguras

Use estos materiales para iniciar un debate sobre la importancia de la seguridad con las pistolas de clavos:

Cómo prevenir las lesiones

Adopte las siguientes estrategias para reducir el riesgo de sufrir lesiones cuando utiliza una pistola de clavos. Estas estrategias y demás información relacionada se encuentran disponibles en Advertencia de Peligro de CPWR sobre Pistolas de Clavo.

  • Pida una pistola de clavos con un mecanismo disparador secuencial y equipo de protección personal (PPE).
  • No apriete el gatillo hasta que la boca de la pistola (el elemento de contacto) esté firmemente apoyada contra el material de trabajo.
  • Nunca camine con el dedo apoyado sobre el gatillo ni agarrando la pistola con mucha fuerza. (Véase la imagen 1).
  • Nunca limpie o solucione atascos ni ajuste una pistola de clavos cuando está conectada al suministro de aire.
  • Evite poner clavos en nudos y metal; los clavos tendrán más tendencia a rebotar. Los materiales densos, como las vigas laminadas, también son difíciles de clavar.
  • Nunca quite ni evite los dispositivos de seguridad, gatillos o resortes de contacto.
  • Nunca use una herramienta defectuosa. Si una herramienta está funcionando mal, debe etiquetarla e interrumpir su uso.